PAREJA DE CONDORES SE MOVILIZA PARA PROGRAMA DE REPRODUCCION EN EL BIOPARQUE AMARU

PAREJA DE CONDORES SE MOVILIZA PARA PROGRAMA DE REPRODUCCION EN EL BIOPARQUE AMARU

2016-03-29

Ver a cóndores surcando nuevamente los cielos del Parque Nacional Cajas y otras zonas del Azuay es el nuevo reto del Bioparque Amaru que esta semana recibirá dos ejemplares de esta ave.

Los cóndores que llegan al Amaru están en edad de reproducción y provienen del centro de conservación Ilitío, ubicado en la provincia de Cotopaxi, lugar que fue evacuado por la amenaza de erupción del volcán Cotopaxi.

El Bioparque Amaru fue elegido como la mejor opción para la reproducción de los cóndores debido a que ha conseguido resultados exitosos en el apareamiento de varias especies andinas. Además forma parte del Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino que coordina el Ministerio del Ambiente.

Tras trece años, Inti, el cóndor andino de 14 años que fue rescatado en el sector de Soldados, regresa a su cantón de origen.

Esta ave, junto a un cóndor hembra de ocho años de edad rescatada en la provincia de Imbabura, de nombre Yanita, forman parte del proyecto de Conservación del Cóndor Andino en el que se involucran varias instituciones.

Las dos especies fueron entregadas por el Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino (GNTCA) al zoológico Amaru, institución que conjuntamente con el Ministerio del Ambiente (MAE) integran dicho grupo.

Reproducción

El objetivo de la reubicación es la reproducción de esta especie, por lo que los cóndores permanecerán en un lugar aislado, al que los visitantes al bioparque no tendrán acceso. De concretarse la incubación de las aves, sería el primer caso de reproducción de cóndores en el cantón.

A nivel nacional son seis las especies que nacieron en cautiverio. Tres de estas serán liberadas el mes de junio, comentó Juan Carrión, director de la Fundación Zoológica de Quito.

Sebastián Kohl, director del Centro de Rescate El Ilitío explicó que Inti y Yanita permanecieron por varios años en dicho centro ubicado en Cotopaxi, sin embargo tuvieron que ser evacuados debido a la amenaza de erupción del volcán Cotopaxi. Inicialmente fueron trasladados al zoológico de Quito.

El zoológico se enfrentó con éxito al reto de reproducir pumas, lobos de páramo, aves rapaces, varias especies de anfibios, reptiles y se convirtió hace poco en ejemplo latinoamericano para la reproducción de osos de anteojos.

“El parque tiene como uno de sus lineamientos la investigación y hemos avanzado mucho, tenemos el espacio, tenemos los conocimientos, podemos lograrlo”, asegura la directora del Bioparque, quien está segura de que en el Amaru se empollarán los primeros cóndores cuencanos nacidos en cautiverio.

Se adecuaron un espacio exclusivo para que las aves permanezcan aisladas, en el lugar construyeron una cueva que servirá como nido al momento de la reproducción.

Un estudio genético elaborado por el CHTCA determinó que Inti y Yanita son una pareja potencialmente reproductiva, según Andrés Ortega, director del hospital veterinario de la Universidad San Francisco. El proceso de incubación de un cóndor hembra dura de 58 a 62 días. Estas especies pueden reproducirse cada dos años y procrean solamente un pichón.

Censo

De acuerdo a datos del MAE a nivel nacional en el último censo realizado en septiembre existen entre 94 y 106 cóndores andinos. La proporción entre adultos y jóvenes es baja, es decir que el grupo más afectado por los humanos son los cóndores jóvenes.

“Tenemos una proporción de dos a uno, es decir por cada adulto un joven. Este es uno de los factores que se pretende cubrir con la reproducción en cautiverio” explicó Fernando Juela, técnico del MAE.

Para tener mayor información de la población de este tipo de aves, Juan Carlos Valencia, coordinador zonal del MAE anunció que el próximo martes firmarán un convenio con Elecaustro, entidad que entregará dos rastreadores para implementarlas en ejemplares de estas especies. (JBS) -(I)

Beneficios ambientales

“El cóndor no solo es el emblema nacional, no solo es el símbolo del escudo, también tiene una importancia ambiental increíble” precisó el coordinador zonal del MAE.

Fernando Juela explicó que los cóndores consumen animales muertos y por ende cumplen el papel de limpiadores del ambiente, lo que evita la propagación de epidemias que afectan la salud de las personas.

El biólogo explicó que el cuerpo de las aves está diseñado para soportar cargas bacterianas y parásitos sumamente altos que permanecen en los animales muertos, lo que impide que dañen sus sistema inmunológico.

El consumo de estos animales muertos evita que las bacterias que se encuentran puedan distribuirse en el ambiente por medio de los ríos que nacen en los páramos y de esta manera causar graves problemas de salud a toda la población. (JBS)

Detalles

Inti tiene 14 años, pesa 11 kilos y tiene una envergadura de 3.15 metros. Yanita pesa 10 kilos y al igual que el cóndor macho su envergadura es de 3.15 metros

El proceso de incubación de un cóndor hembra dura de 58 a 62 días. Estas especies pueden reproducirse cada dos años y procrean solamente un pichón.

Los cóndores Inti de 14 años y Yanita de ocho años de edad fueron entregadas por el Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino (GNTCA) al zoológico Amaru.

Hoy en el Museo de la Ciudad, ubicado en la calle Gran Colombia y Benigno Malo, a partir de las 09:30 se llevará a cabo la reunión número 32 del Grupo Nacional del Andino.